[ES] Mini-post. Experiencioterapia, o como des-joderte mentalmente mediante experiencias vitales (20:38 29/08/2016)

Para que camine hacia un desconocido y le pida ayuda para llegar al McDonalds más cercano han tenido que darse las siguientes circunstancias:
– Estoy solo en una ciudad cerca de París, pero desde la cual no se llegar a París a menos que coja la autopista.
– Se me ha agotado la batería del iPad y el móvil, y mi batería portatil está a cero.
– No hay sol, con lo cual mi panel solar no vale para nada.
– He mirado todos los mapas de todas las paradas de bus de la ciudad y ninguno me indica un McDonalds.
– He ido a centros comerciales, a la bilbioteca y al centro cultural para cargar el iPad y encontrar la dirección, pero todos estaban cerrados.
– Estoy agotado, me duele la rodilla bastante pese al ibuprofeno, los cuadriceps me arden, hace frío y está empezando a llover.
– Se está haciendo de noche y es un barrio turbio en el cual no encuentro lugar donde dormir, para variar.

Hasta que no ha ocurrido todo esto y no he caido rendido ante la imposibilidad de encontrar el McDonalds por mi cuenta no he sido capaz de pedir ayuda. A esto lo llamo yo experiencioterapia (y ser bastante cabezota).
El término me lo he inventado yo, aunque igual se usa y no lo se. En concreto, yo defino la experiencioterapia como una terapia personal basada en sobrevivir o superar una experiencia/prueba durante la cual vas a tener que enfrentarte si o si a aquello que no te gusta de tí o a algún miedo profundo. Es como si tienes pánico a ir rápido en la bici, y para superarlo le quitas los frenos, se los das de comer a tu perro, te subes a lo alto de una cuesta bien de empinada y larga, y te lanzas. Una vez que comienza el descenso, no te queda otra que superar tu miedo. Eso, o te tiras de la bici y te abres el cráneo.

imageEn la experiencioterapia, uno debe primero diseñar la prueba teniendo en cuenta qué es aquello que quiere superar, y luego debe sacar el coraje para ponerse en lo alto de esa bajada aterradora. Es realmente el ponerse en esa situación de no retorno lo que requiere de mayor valentía. Lo que viene luego es solo supervivencia, es instintivo. O lo superas, o la palmas.
Yo me he lanzado a este viaje por muchos motivos. Uno de ellos era el de recuperar la motivación por seguir luchando por lo que creo, que tras estos ultimos meses había quedado algo chafada. Pero otro era el de superar cosas como la anterior; la de pedir ayuda. Y la de forzarme a interaccionar socialmente.
Y ¿qué ha pasado? Pues que lo he hecho un poco a medias, porque en la preparación de la experiencioterapia (que difícil es pronunciar esto jostras!), no le he echado los cojones suficientes y me he asegurado el dinero y la tecnología necesarios para casi no tener que pedir ayuda para nada. Sí, estoy sufriendo como un cerdo, durmiendo en la más absoluta miseria detrás de contenedores, pero podía haber sido más. Es como si, en el ejemplo anterior de la bici, te tiras por la cuesta pero has dejado los frenos traseros puestos. Pues por mucho valor que le eches, al cerebro no le gusta sufrir innecesariamente, y vas a acabar frenando cuando llegues a tus límites. La experiencioterapia se trata de romper esos límites, de hundirles el cráneo de un batazo.
Se podría decir entonces que mi experiencioterapia la he diluido un poco respecto a lo que podría haber sido. Pero pese a ello, he sacado y sigo sacando conclusiones muy positivas, y la experiencia me está ayudando a otener resultados en los que ni si quiera había pensado al principio. Uno de ellos es indicarme las experiencias que debo afrontar después de esta (como apuntarme a clases de baile… Shit!).
Os animo a que diseñéis y os sometáis a vuestras propias experiencioterapias. Hay que echarle un par, sobre todo si se hace bien, pero merece la pena. Nunca en esta vida vamos a ser utópicamente óptimos, y hay que aceptar que el trabajo que hacemos sobre nosotros mismos es algo que vamos a tener que mantener constante hasta los 70, cuando ya nos importe todo un carajo y nos volvamos unos viejos verdes. Pero por ahora, hay muchos retos que superar, y muchas cuestas que bajar sin frenos.
Nota: Llevar casco en la bajada no es hacer trampa, porque más despacio no te va a hacer ir, y si te empotras contra una farola a 50km/h, el cráneo te lo abres igual. 😉

2 thoughts on “[ES] Mini-post. Experiencioterapia, o como des-joderte mentalmente mediante experiencias vitales (20:38 29/08/2016)”

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *